horizontal club vertical
 
 
 
 
 
 
 
 
Vademecwm nació en octubre del año 1994 en las cenizas de un club mítico de la movida viguesa llamado Ruralex. Ya durante los 80s habían pasado por su escenario algunos nombres históricos del Pop-Rock nacional, como el grupo emblemático de la electrónica patria Esplendor Geométrico. Pero los orígenes de Vademecwm no fueron fáciles -aunque nunca un club con criterio musical ha tenido un camino de rosas en el mundo de la noche-. Además de la siempre complicada misión de acertar con el hilo musical, también hubo el consiguiente rechazo por rompe, o eso pensaban muchos, con la tradición. En aquellos años Vigo estaba todavía viviendo en los albores del Grunge y todo ese Rock infantil con pasaporte americano y sello de la MTV. Era una postal esperpéntica donde lo más moderno pasaba por bailar en la discoteca con ACDC, Led Zepelin y Rage Against The Machine con un pinchadiscos que no cambiaba el guión aunque le escondieras los discos.
 
 
Asi las cosas, los primeros pasos del Vademecwm fueron indecisos. Vivíamos unos años confusos donde el Acid Jazz reinaba en la noche de la modernidad, el Trip-Hop empezaba a consolidar sus héroes y el Drum and Bass se presentaba en el carnaval londinense. Pero, ¿dónde estaba la escena del baile y los primeros héroes del rock electrónico? No nos engañemos. Ahora todas las ciudades se mueven por los mismos patrones y aunque pensemos que vivimos en el peor de los sitios siempre te queda el consuelo que en la acera de enfrente las cosas no están mejor. En Vademecwm teníamos que movernos por toda esa incertidumbre que arrastraba la música: primero Dj Jesus del Rio con su fusión mestiza, después DJ Aquilino con las jóvenes frecuencias electrónicas y el Pop Independiente y por último Dj Tufi que dió un paso más arriba al subir el bombo de ritmo. Tres Djs para un primer año dificil y con muchas sombras. No fué hasta un viaje al 25ª edición del Festival de Glasttonbury cuando nos decidimos a dar el paso definitivo. Entre las praderas inglesas se nos abrió un mundo que iba desde Detroit hasta Japón cuando nosotros, qué listillos, pensábamos que Bristol era el centro del universo. Despertamos de un sueño y procuramos asimilar todas las vibraciones que se paseaban por los escenarios del mastodóntico festival. Llegamos con las pilas puestas, vendimos los Cds del British Pop, Rock Mestizo y Acid Jazz y con Dj tufi comenzamos a provocar a los pocos incondicionales que todavía eran fieles a nuestro club. Leftfield, Bandulu, Orb, The Grid, Transglobal, LFO, Drum Club,Underworld, KLF, Orbital, etc se encargaron de hacer el resto.
 
 
Así llegamos a nuestro primer aniversario y entonces apareció un joven llamado Victor Flores que hacía prácticas como crítico musical mientras terminaba los estudios de periodismo en Santiago. A sus oidos habían llegado algunos ecos que en un local llamado Vademecwm se pasaban "tales sonidos electrónicos". A Victor Flores le unía con la Electrónica una gran pasión por el baile, desde los orígenes del Acid House hasta el House de Chicago o el Techno de Detroit. A nosotros las influencias nos venían por el Acid Pop de Manchester hasta el nuevo Pop tecnológico. Dos carreras distintas con una única meta: El Baile. A partir de aquí el DNI estaba firmado. Ya sólo restaba que la respetable clientela acabase de cruficicarnos para enterrar definitivamente a la vieja guardia. Qué si Bacaladeros, Maricones, Horteras! Había para todos los gustos pero lo más sorprendente era la identificación que las milicias rockeras hacían/hacen del bombo con el Bakalao, (fenòmeno musical del levante español). Los tiempos se repiten: aquellos que en los 70s para nuestros padres eran melenudos haciendo ruido sin diferenciar Led Zeppelin de los Beatles o los Ramones de los Beach Boys porque todos tocaban la guitarra se repetía una sola generación más tarde cuando se encontraron con el bombo del diablo y no distinguen Prodigy de Roger Sánchez, o Jeff Mills del Bakalao que anuncian las "teles". Con la perspectiva que dan los años ahora volvemos a pasar un nuevo estancamiento entre las hijos del Techno que no aceptan la evoluciòn del mismo hacia otros terrenos: clicks, glichts, etc. Pero hasta llegar aquí, tiempos donde el House riega innumerables clubs de la noche viguesa, - algunos rockeros han aceptado el mandamiento sagrado del baile y se han unido a la familia montando locales ibicencos de House Petardo y glamour importado desde Ikea -, han pasado muchas cosas. Con la llegada de Victor Flores y su pasión por el sonido Underground, Vademecwm se transformó en lo que ahora vendemos como un Club de Baile Horizontal con guión en el Pop y los nuevos sonidos contemporáneos y el Baile Vertical con el House como patrón en cualquiera de sus tendencias. La audiencia se transformó en un abrir y cerrar de ojos y nuestro club se convirtió en el nuevo centro de reunión para clubbers que vivían los fines de semana en la increible escena de baile en Portugal. Por Vademecwm empezaron a presentarse seguidores de los nuevos sonidos que gastaban sus noches en ciudades portuguesas donde experimentaban un sueño de baile y amor bajo el deseado "A Paradise Called Portugal" . Mientras por estos lares se le tiraba latas a Laurent Garnier y todavìa no existian las Carpas Dance en los festivales de Rock, en Portugal se vivían directos épicos y sesiones increibles con Djs de todo el mundo. Esta proximidad geográfica entre Vigo-Galicia y Portugal ha sido imprescindible para entender que por aquellos años un Club como Vademecwm tuviese cierta demanda social porque lo unico que se conocía era la música que programaban los Djs del club local 7-4 . Esta peregrinación a Vademecwm cuando cerraba a primera hora sus puertas el 7-4 consolidó una ruta que ahora se extiende por cualquier hora y dìa de la semana. El trabajo de algunos Clubs y sobre todo los Djs locales ha sido imprescindible para cimentar la escena del baile en Vigo al igual que en todo el mundo.
 
 
Poco tiempo después de nuestro primer aniversario se presentó en el local un chico que decía tener un amigo que compraba muchos discos en Portugal pero no había dónde pincharlos. Después de intercambiar alguna información, asistimos a la presentaciòn social en Vademecwm de Dj Nacho, otro ejemplo más de esa vida subterránea que tiene una ciudad como Vigo. Quién nos iba a decir que en aquellos años, cuando en casi toda España estaban en pañales, un joven viguès ya venìa rodado entre los surcos del House Underground. Esas cosas sòlo pasan aquí, y DJ Nacho fué el ùltimo pilar en el que se asentó el Vademecwm que hasta hoy conocemos. Después vendría nuestra amistad con los Amigos de Portugal - Paulo Vinhas en Porto e Ilidio en Lisboa- para ampliar nuestras relaciones internacionales y ahora ofrecer una de las mejores programaciones de España.
 
Creemos que en todos estos años el tiempo ha despejado muchas dudas. En primer lugar la mejor evolución que podìa tener un club como Ruralex que en el 84 sentó precedentes en la noche viguesa ha sido Vademecwm. En segundo lugar que las nuevas tecnologìas, sonidos, estilos, ritmos etc nacen y crecen para ser esparcidos por todos los rincones de la Música Popular, creando nuevas estructuras que enriquecen las ya conocidas. Y en tercer lugar que Vademecwm nunca se va a casar con nadie, tampoco con el House si vemos que este se queda en una insulsa repetición de esquemas. Nuestro compromiso es a partes iguales con el Baile y la Mùsica. En esta página web podéìs encontrar nombres que dan a este pequeño Club gallego una personalidad heterogénea y amplia de la Mùsica en nuestros días como pocos en España y Europa. Un Club que acepta por igual el Pop, que el Rock, que la Mùsica Experiemtal, el Audio, etc, siempre que vengan precedidos por un sello de calidad, personalidad y actualidad. Porque nacimos con el compromiso de vivir el presente de la música y nunca cederemos en este empeño. Dejemos que sean los mediocres los que descubren el pasado.
 
Arriba